IE Business School Online Masters
Milka Hernández
noviembre 1, 2008

Hacer un master en el IE es para mí lo más parecido a una relación amorosa, de esas que ves inalcanzables y cuando llegas a tenerlas las disfrutas a plenitud.

 

Hace dos años un amigo me habló del Instituto de Empresa; me comentó de los programas de estudio y la transformación que hacían en sus estudiantes tanto en lo profesional como en lo personal.  De inmediato me animé a investigar y para mi sorpresa los presupuestos estaban fuera de lo que -en ese momento y según mi primera impresión “por mucho tiempo”-  podría llegar a pagar por un master.  Pero soy de las que piensan que cuando deseas algo con muchas fuerzas, el universo entero conspira para que ocurra y justo a finales de junio de este año, me cruce con alguien que me presentó opciones y puso a mis pies lo que antes sólo veía por las nubes.

 

En apenas dos meses había logrado el acceso a una de las escuelas de negocios más importantes del mundo, pero faltando  trece días para el inicio algo nubló mi felicidad; sufrí un accidente de esos tontos que no sólo te fastidian un día sino que te cambian la vida. Fue una caída que me provocó una rotura del tobillo en tres partes. No lloré en el momento, ni siquiera en el hospital ante los primeros toques de los médicos. Mi desesperación y desconsuelo surgió cuando escuche que requería cirugía. Sólo dije: “mi master”; y las lagrimas brotaron desconsoladamente.

 

Todo ocurrió muy deprisa, tan rápido que pasado casi dos meses lo veo como escenas de una película antigua.  Cuando le comenté a Carmen, la Asistente a la Dirección del master lo sucedido, me brindó su apoyo y me comentó la posibilidad de mi incorporación, que entre todos me ayudarían y superaría esa situación.   

 

No puedo negarles que tuve mis momentos de dudas, pero entendí que la vida me había presentado dos opciones “deprimirme” o “levantarme y luchar”.  Así que me levanté y fui a por él. Lo deseaba tanto que no podía dejarle escapar. Al llegar al Aula Magna, el día inaugural, mi corazón iba a mil por hora. No existen palabras con las cuales explicar el recibimiento y la acogida que me dieron todos,  profesores, compañeros, secretarias, señoras de la limpieza; creo que hasta las piedras del IE en esos días se doblaron para ayudarme, y así cumplí con lo establecido, con dolores, calmantes y un nuevo amor que se hacía realidad “el EXMDET 2008-2009”.

 

La visión que a través de mis notas les transmita sobre el master serán muy particulares, debido a la relación que nos une. Para mí no es sólo un estudio de post grado.  No es sólo la posibilidad de mejorar mi carrera profesional; mi EXMDET se ha convertido en un amor de los de película, que me inspira y me da fuerzas para poner a cada día la mejor de mis sonrisas.

 

Bienvenidos al “Living the IE Online Master”, donde todos los sueños son posibles.


4 Comments

Eres mi ejemplo a seguir,me emociona tanto saber que este master es tanto para ti, que hasta em inspiras para yo hacer uno, y es que eres mi mentora, mi maestra a seguir, siempre tu constante lucha para seguir adelante me hace hacer lo mismo. TE QUIERO MUCho sigue adelante que yo te apoyo en lo que pueda.

tu prima y sobrina

Comment by Anny — noviembre 3, 2008 @ 10:43 pm

Milka dices que el día que empeabas, el corazón funcionaba a mil por hora, y es verdad, a mi me pasaba lo mismo. El día del pistoletazo de salida estás algo nervios@; y esto es síntoma de que nos metemos en algo importante, en algo que nos importa e interesa. Suerte!!

Comment by Daniel Garzón — noviembre 4, 2008 @ 7:07 pm

Gracias Daniel!
Muy cierto eso que expresas sobre el sentimiento de responsabilidad e interés, la sensación es la misma que dicen sentir los artistas cada vez que suben a escena.

Esto es lo mejor que me ha podido pasar en mucho tiempo!!

Éxitos para ti tb…MK

Comment by Milka Hernández — noviembre 7, 2008 @ 2:11 pm

MIlka y yo somos compañeros del EXMDET y, además, compartimos equipo de trabajo, el equipo A!
Comparto con Milka esos nervios del primer día e, incluso, de los anteriores, cuando decides embarcarte en esta aventura profesional y personal. Esa sensación, ese cosquilleo, todavía no se ha pasado y tengo la impresión de que nos acompañará a lo largo de unos cuantos meses.
Saludos.

Comment by Javier Pet — noviembre 19, 2008 @ 2:07 am
Post a comment

*

 
Cerrar
Send By E-mail
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar